martes, 17 de enero de 2017

Tarjetas de presentación,
uno de los principales elementos
para tu branding personal
A la hora de ofrecer un producto o servicio, un punto a tu favor que logrará que tu audiencia te perciba más profesional son las tarjetas de presentación, una herramienta que realiza el primer acercamiento de una empresa con sus posibles clientes, proveedores e inversionistas.
Son la herramienta más efectiva y directa de hacer marketing. Si bien enviar tu información de contacto por mensaje de texto o correo electrónico es a veces la opción más práctica o rápida, el intercambio de información digital es impersonal. El networking se trata de hacer conexiones genuinas con otros. El contacto visual y la conversación son la verdadera forma de establecer y afianzar la relación que se está formando. 


Es la primera impresión que le gente se lleva de tu marca. Una tarjeta de presentación memorable no sólo sirve para dar tu dirección de correo y teléfono, también es una huella que le dejas a quien la recibe, es una manera de distinguirte de la competencia.
La gente enseña y comparte las tarjetas creativas. Son objetos con los que la gente se queda, por lo que se puede decir que tu marca también se queda con ellos. Si entregas una tarjeta creativa que crea una buena primera impresión, es probable que esa persona se la enseñe a otras, presentándote a ti y a tu marca.
Demuestran que estás preparado(a). Pasar tus datos de contacto en una servilleta o quedarte sin batería en el celular para pasarlos por mensaje NO es profesional. Es más probable que la gente haga negocios con alguien que simplemente saca su tarjeta a que lo haga con alguien que tarda minutos en encontrar una lapicera para escribir. “Demostrar que estás preparado en todo momento es un gran indicador de que eres profesional”.

Es aconsejable llevarlas siempre con vos, a donde quiera que vayas. En tu cartera, en tu bolso, en la funda de tu computadora. Al trabajo, a reuniones de negocios, pero también al cine y al teatro, incluso al parque o al gimnasio. Recuerda que es la llave más efectiva para abrir las puertas de la conversación.